10 cosas que los padres mentalmente fuertes no hacen

10 cosas que los padres mentalmente fuertes no hacen

.

Criar niños mentalmente fuertes, quienes esten equipados para afrontar los retos del mundo, requiere que los padres dejen de lado las poco sanas (pero comunes) técnicas de crianza, que están quitándole a los niños fuerza mental.

Por supuesto, ayudar a los niños a construir musculo mental no es sencillo, requiere padres que también sean mentalmente fuertes. Tendrán que ver a su hijo con problemas, enfrentándose a sus temores y hacerlos responsables por sus errores, tarea muy complicada para cualquiera. Sin embargo, son este tipo de experiencias las necesarias para que los niños alcancen su máximo potencial.

Los padres quieren para sus hijos una vida con significado, felicidad y éxito, evitan hacer estas 10 cosas:

.

1. Ellos no permiten una mentalidad de victima

Ser sacado del equipo de futbol u obtener una mala calificación no hacen a tu hijo una víctima. Rechazo, fallos e injusticia son partes de la vida. En vez de permitir a los niños tener pena o exagerar su mala fortuna, los padres mentalmente fuertes motivan a sus hijos a convertir sus conflictos en fortalezas. Ellos ayudan a sus hijos a identificar caminos en los cuales pueden obtener resultados positivos, sin importar la circunstancia.

.

2. No hacen a sus hijos el centro del universo.

Puede ser tentador hacer que tu vida gire alrededor de tu hijo. Sin embargo, los niños que piensan ser el centro del universo, crecen para ser egoístas y creyéndose con derecho a todo. Los padres mentalmente fuertes les enseñan a sus hijos en enfocarse en lo que tienen para ofrecerle al mundo, en cambio de lo que les pertenece.

.

3. No dejan que el miedo dicte sus opciones

Mantener a tu hijo dentro de una burbuja puede liberarte de mucha ansiedad. A pesar de esto, resguardar demasiado a los niños impide su desarrollo. Padres mentalmente fuertes se ven a sí mismos como guías, no protectores. Les permiten a sus hijos salir al mundo y sentir la experiencia de vivir, incluso cuando les da miedo dejarlos ir.

.

4. No les dan a sus hijos poder sobre ellos

Los niños que deciden lo que la familia va a cenar, o definen los planes del fin de semana, tienen mucho poder. Convertirse en un igual, o incluso el jefe, no es sano para los niños. Los padres mentalmente fuertes empoderan a los niños para tomar decisiones correctas, mientras mantienen una clara jerarquía.

.

5. No esperan la perfección

Las altas expectativas son sanas, pero esperar demasiado de los niños es contraproducente. Los padres mentalmente fuertes reconocen que sus hijos no van a ser excelentes en todo lo que hacen. En vez de presionarlos para ser mejor que el resto, se enfocan en ayudarlos a convertirse en mejores versiones de ellos mismos.

.

6. No dejan que sus hijos eviten las responsabilidades

No vas a obtener una mentalidad fuerte de padre diciendo cosas como, “no quiero cargar a mis hijos con quehaceres del hogar. Los niños solo deberían ser niños”.  Los padres mentalmente fuertes esperan que sus hijos trabajen y aprendan las habilidades que necesitan para convertirse en ciudadanos responsables. Les enseñan proactivamente a sus niños a tomar responsabilidad de sus opciones y les asignan tareas apropiadas para su edad.

.

7. No cubren a sus hijos de la pena

Es duro mirar a los niños pelear contra penas o ansiedad. Sin embargo, necesitan practicar y experimentar la tolerancia a la disconformidad. Padres mentalmente fuertes proveen a sus hijos con el apoyo y ayuda que necesitan, entonces sus hijos pueden ganar confianza en su habilidad de lidiar con cualquier complejidad que la vida les ponga en frente.

.

8. No previenen a sus hijos de cometer un error

Si tu hijo tiene algunas preguntas malas en su tarea de matemáticas o se olvida de empacar sus medias de futbol para la práctica, deja que suceda, los errores pueden ser las mejores formas de aprender en la vida. Los padres mentalmente fuertes dejan a sus hijos equivocarse, y dejan que afronten las naturales consecuencias de sus actos.

.

9. No confunden disciplina con castigo

El castigo es acerca hacer “sufrir” a los niños en consecuencia de sus malos actos. Disciplina es enseñarles cómo hacer las cosas mejor en el futuro. Incluso si los padres mentalmente fuertes hacen afrontar a sus hijos las consecuencias de sus actos, su meta final es enseñarles a desarrollar la auto disciplina que necesitarán para tomar mejores decisiones en su vida.

.

10. Ellos no toman atajaos para evitar sentirse disconformes

Rendirse cuando tu hijo solloza o hacer los quehaceres de tus hijos, es rápido y sencillo. Pero estos atajos les enseñan a los niños hábitos poco saludables. Requiere fuerza mental tolerar sentirse disconforme y evitar esos tentadores atajos.

0 Comentarios